martes, 9 de agosto de 2011

Mito, oralidad y estructura. Análisis del matrimonio regio en la Táin Bó Cúailnge y el quinto canto del Mahâbhârata


MITO, ORALIDAD Y ESTRUCTURA. ANÁLISIS DEL MATRIMONIO REGIO EN LA TÁIN BÓ CÚAILNGE Y EL QUINTO CANTO DEL MAHÂBHÂRATA
 por
Peredur

(Publicado en Paralaje, nº. 5, 2010, pp. 180-202)


"Uno de los mayores retos a los que actualmente se enfrentan las ciencias históricas, y especialmente la historia de las mentalidades, es el de adaptar su método de estudio al objeto por él estudiado. Es sabido que sin método no puede haber ciencia, pues éste y no otro es el que determina los criterios bajo los cuales una proposición debe ser considerada sistemáticamente como verdadera o como falsa. Sin embargo, cuando se enfrentan al estudio de las manifestaciones inconscientes de los distintos grupos y sociedades humanas, no siempre puede observarse entre los historiadores el empleo metodológico de modelos teóricos que puedan dar cuenta satisfactoriamente de la naturaleza formal, estructurada, de esas mismas manifestaciones culturales inconscientes.
Superada desde hace tiempo la tradicional separación gnoseológica entre historia y antropología —la misma que según Lévi-Strauss limitaba las perspectivas de estudio de éstas a las manifestaciones conscientes e inconscientes, respectivamente, de la vida social— , los historiadores no pueden continuar adentrándose en el plano inconsciente sin establecer variación alguna sobre su instrumental metodológico. En caso contrario, a pesar de que tanto la historia como la antropología, tal y como lo enunciara Lévi-Strauss, comparten objeto de estudio —la vida social humana—, se estaría olvidando que esta última se despliega en una doble perspectiva, consciente e inconsciente, y, por lo tanto, se estaría ignorando la naturaleza diferencial de las adaptaciones que deben ser establecidas para cada uno de estos dos planos entre el sujeto cognoscente y el objeto cognoscible. En consecuencia, si los historiadores desean acceder a los niveles inconscientes de la vida social humana, terreno éste en el que, en ausencia de ortodoxias, los antropólogos en ningún momento les prohíben adentrarse, deberán adoptar para sí las adaptaciones entre sujeto y objeto que la antropología social y cultural introdujo hace tiempo en su metodología. [...]".


Findbennach y Donn Cúailnge (Dublín)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada